El sistema de enseñanza superior en Alemania

Tras la Segunda Guerra Mundial se desarrolló un panorama científico con un grado de diversificación sin precedentes, que volvería a verse reforzado por la reunificación alemana en 1990. Quien quiera cursar hoy una carrera superior en Alemania puede elegir entre 383 centros repartidos por todo el territorio federal. Prácticamente todas las principales ciudades alemanas disponen de su propia institución de educación superior. Solo en el Estado Federado de Renania Norte-Westfalia se contabilizan 15 universidades, 27 universidades de ciencias aplicadas (FH) y ocho escuelas superiores de bellas artes. Muchos de estos centros fueron fundados en los años sesenta y setenta del siglo XX, la época de la gran expansión universitaria. Por aquel entonces el número de alumnos se quintuplicó en un plazo de dos decenios, siendo especialmente notable el fuerte crecimiento del número de alumnas. Hoy en día las mujeres ya casi han alcanzado a sus compañeros masculinos en cuanto al número de matriculaciones.

Actualmente estudian en Alemania unos dos millones de jóvenes. Más de un tercio de los jóvenes de las edades correspondientes comienza una carrera superior, con tendencia al alza. Sin embargo, en términos comparativos Alemania todavía se sitúa por debajo de la media internacional. Ello se debe por una parte al porcentaje relativamente bajo de alumnas y alumnos que concluyen la etapa secundaria con uno de los títulos que dan acceso a la enseñanza superior. Por otra parte, casi un tercio de los bachilleres optan por una formación profesional dentro del exitoso sistema dual.

A diferencia también de otros muchos países, en Alemania las universidades privadas tienen un protagonismo comparativamente escaso: el 96 por ciento de los alumnos cursa la carrera en instituciones de carácter público. Estos centros trabajan bajo la supervisión y gestión del Estado y están abiertos a todos los estudiantes en posesión del Abitur (título final de bachillerato) o equivalente. En paralelo a los centros superiores dependientes del Estado o las Iglesias desde los años setenta del siglo XX se han fundado numerosas instituciones autónomas de enseñanza superior –no dependientes del Estado– y no confesionales que se financian por medio de tasas académicas y donaciones.

En tanto que las universidades clásicas están consagradas a la ciencia pura y abarcan todo el abanico de disciplinas, las Universidades Técnicas (TU por sus siglas en alemán) se centran en las carreras de ingeniería y ciencias naturales. Las TU gozan de gran prestigio como semilleros del arte de la ingeniería alemana y también ejercen una gran atracción especialmente entre los estudiantes de otros países.

Además desde finales de la década de los sesenta del siglo XX se desarrolló un tipo de centro superior típicamente alemán cuyo modelo también se aplicaría en otros países: la Fachhochschule (FH) o escuela superior técnica, también conocida como universidad de ciencias aplicadas. Más de la cuarta parte de los alumnos matriculados en Alemania estudian en estas FH o, dependiendo de los Estados Federados, en lo que se conoce como academias profesionales, centros éstos que mantienen una muy estrecha cooperación con las empresas. La preferencia de los jóvenes por las universidades de ciencias aplicadas se deriva de que ofrecen un acceso más rápido a la vida profesional (por lo general las carreras de las FH tienen una duración de tres años) y básicamente están orientadas hacia la práctica. La denominada “duración media de la carrera” es más breve gracias a la estructuración más compacta de los planes de estudios y sistemas de exámenes.

La Iniciativa de Excelencia

La “Iniciativa de Excelencia” puesta en marcha por la Federación y los Estados Federados fomenta desde octubre de 2007 un total de 39 “escuelas de graduados”, 37 “clústeres de excelencia” y nueve “estrategias de futuro para ampliar la investigación puntera a nivel universitario” en los centros alemanes de enseñanza superior. El objetivo de este concurso es fortalecer la posición de Alemania como foco de la actividad científica, mejorar su competitividad internacional y visibilizar mejor los polos universitarios y científicos. A este propósito la Federación y los Estados Federados invierten aproximadamente dos mil millones de euros en proyectos de investigación de las más variadas disciplinas, seleccionados por un jurado independiente.

Según evaluaciones de la Fundación Alemana para la Investigación Científica (DFG) y el Consejo Científico, desde el arranque mismo de la iniciativa ya se han rebasado en buena medida las expectativas planteadas. En un documento de julio de 2008 de parámetros sobre el desarrollo progresivo de la Iniciativa de Excelencia, la DFG y el Consejo Científico acreditan, entre otras cosas, una mejora de las condiciones de la investigación puntera en las universidades fomentadas, la creación de numerosos puestos para científicos, una mayor definición del perfil de los centros y la implantación de novedosas modalidades de cooperación institucional. Asimismo, se ha logrado una mejor visibilización del tejido científico de Alemania tanto a nivel nacional como internacional.

En concreto, la Iniciativa de Excelencia consta de tres líneas de promoción: Las escuelas de graduados son centros de postgrado para jóvenes científicos internacionales que ofrecen programas de doctorado estructurados dentro de un entorno de investigación de excelencia y con un amplio campo de estudio científico. Han resultado seleccionadas instituciones tan dispares como la Berlin Graduate School of Social Sciences de la Universidad Humboldt de Berlín, la Bonn Graduate School of Economics o la Graduate School of Computer Science de la Universidad de Sarrebruck.

Los clústeres de excelencia, que asimismo se caracterizan por su clara orientación internacional, son instituciones creadas en las universidades para canalizar la cooperación con los centros de investigación extrauniversitarios, las universidades de ciencias aplicadas (FH) y las empresas. Entre los proyectos que convencieron al jurado se cuentan el Center for Functional Nanostructures de la Universidad de Karlsruhe, el Cluster The Ocean in the Earth System de la Universidad de Bremen y el Nanosystems Initiative Munich de la Ludwig-Maximilians-Universität de Múnich (LMU).

Con el fomento de estrategias de futuro se pretende potenciar al máximo el perfil investigador de las nueve universidades seleccionadas, que son la Freie Universität de Berlín, la Universidad de Gotinga, la RWTH de Aquisgrán, la Universidad de Heidelberg, la Universidad de Karlsruhe (TH), la Universidad de Constanza, la Universidad de Friburgo, la Universidad Técnica de Múnich y la LMU de Múnich.El Ministerio Federal de Educación e Investigación ofrece una relación completa de los centros superiores promocionados en el marco de la Iniciativa de Excelencia en la página web:

El sistema de enseñanza superior en Alemania

Libros

Para consultar el ranking de las universidades alemanas por criterios científicos pinche aquí: